Entrevista con Katia Lara, realizadora de “Quién dijo Miedo”

¿Cómo te introdujiste al mundo del cine?
Comencé a trabajar en el cine hace 27 años. Cuando tenía 17 tuve el privilegio de contar con el apoyo de mis padres para viajar a México DF a estudiar comunicación gráfica. Llegué el año del terremoto, 1985, y a las pocas semanas me incorporé a trabajar como voluntaria en el Colectivo de Radio y Televisión del Sistema Radio Venceremos del FMLN (El Salvador) que era una oficina con fachada de empresa de servicios para prensa internacional, radicada en DF, que clandestinamente se dedicaba a producir las películas sobre la guerra.

Aprendí a editar y hacer montaje con documentales como: Centroamérica un volcán desafiante (1985) y Tiempo de Victoria (1986). Cuanto se firmaron los acuerdos de paz, me fui a El Salvador donde seguí vinculada al mundo audiovisual a través de la publicidad.
En 1998 agarré valor y me fui a Argentina a estudiar cine. Estudié Dirección de Cine en la Escuela de Cinematografía de Eliseo Subiela, me gradué en 2001 y en 2002 regresé a Honduras a fundar nuestra empresa Terco Producciones, que ha sido un emprendimiento familiar: entre los fundadores se encuentran mis hermanas Tatiana y Karla y mi ex esposo Andrés Papousek.

¿Cómo surgió la idea de rodar “Quién dijo miedo”?
El mismo día del golpe de estado salimos a la calle a grabar. Nos pusimos de acuerdo con otros compañeros cineastas que estaban saliendo a la calle a registrar, e intercambiábamos material para hacer notas de denuncia que subíamos a ‘You Tube’. Los primeros meses casi no dormíamos porque teníamos que editar de noche y cubrir de día.
A pesar de que todo el mundo se había pronunciado condenando el suceso, el tiempo pasó y el golpe no se revirtió. Más o menos a los 2 meses le propuse a los miembros del equipo que redujéramos la empresa a su mínima expresión y nos dedicáramos de lleno a hacer un documental. Todos aceptaron sabiendo que la decisión implicaba dejar de percibir salarios. Era evidente que se habría un proceso de larga duración y una denuncia profunda desde la mirada de los hondureños, de las víctimas, sería indispensable.

¿Qué tan grande era el equipo de producción?
Al inicio éramos cuatro. Nos turnábamos para hacer cámara y editar: Andrés Papousek, Carlos del Valle y yo, y mi hermana Tatiana nos apoyaba con la producción. Después se sumó Oscar Estrada, un cineasta hondureño que es guionista pero tuvo que ser Segunda Cámara en nuestro equipo. Luego sumamos a dos personas más: Rodolfo Espinoza, un realizador guatemalteco que viajó a Honduras para poyarnos, e Irene Yague, una periodista española que se unió al grupo como asistente de dirección y producción. Entonces al final éramos siete.

¿Cuánto se demoró la filmación?
Nunca paramos de registrar. De hecho, las tomas de “detrás de cámara” (‘making off’) que hacíamos cuando rodábamos las piezas de TV de la campaña presidencial de la Cuarta Urna, finalmente se utilizaron en el documental.

Durante 6 meses consecutivos, salimos a rodar en promedio tres veces a la semana. Al inicio todos los días.

Cuando Carlos del Valle y yo nos fuimos a Argentina en diciembre de 2009, Andrés se quedó en Honduras para seguir cubriendo. Desde Buenos Aries, seguíamos las noticias todos los días, mientras visionábamos material y editábamos con la colaboración de dos montajistas argentinos maravillosos: María Cabrejas y Fernando Nogueira. El día que Zelaya se fue de Honduras hacia República Dominicana, decidimos poner fin al registro y concentrarnos en contar la historia.

¿Cómo fue la posproducción?
La post producción de “Quién dijo miedo” fue muy intensa, muy complicada, porque yo tenía una escaleta, una idea de estructura y un personaje a seguir: René Amador. Pero no sabíamos qué sucedería cada día. Hicimos más de 150 horas, además de la información que debíamos encontrar en ‘You Tube’ o pedir a colegas.

Cuando llegamos a Buenos Aires teníamos un primer corte de la película —sin los últimos acontecimientos— que duraba 4 horas. ¡Imagínense el trabajo de ajuste y decisiones que debimos hacer! Y como la intención era terminar el documental y exhibirlo para el 1er aniversario del golpe, no me podía dar el lujo de guardar el material para verlo en frío pasado el tiempo. Éste era un trabajo urgente y había que montar mientras los acontecimientos sucedían.

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto con Terco Producciones?
Estamos trabajando en dos proyectos: un documental y una ficción (sería mi primera ficción de largometraje). La ficción es una sorpresa, solo adelantamos el nombre, “Nada termina”.

El documental es la historia de los gemelos Amador: René y Guillermo, contada a partir del regreso de Zelaya a Honduras. René decide volver de su exilio en España y arriba al país en el avión junto con Zelaya y miembros de su gabinete, pero sólo se queda una semana en Honduras. Guillermo, el gemelo, decide no volver. Son los recuerdos de estos hermanos (cuando fueron miembros del comité de disciplina y vigilancia del FNRP) y su visión de lo que pasa hoy en Honduras. Dos hermanos separados de su país y de su familia. Uno vive actualmente en Madrid y el otro en Buenos Aires.

Advertisements
This entry was posted in Cinema Errante Events. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s