Entrevista con Óscar Godoy, director de ‘Ulises’

Ulises, sobria opera prima del cineasta Óscar Godoy, retrata la psicología de Julio, un peruano que emigra a Santiago de Chile para comenzar una nueva vida.

ulises-aficheEl migrante confronta su pasado peruano y abraza su presente chileno, viviendo su particular odisea en el nuevo país —donde sufre discriminación, padece soledad, lucha, prospera y atisba el amor pasajero.

“Lo fundamental de la película pasaba por descubrir las consecuencias emocionales o espirituales de estar viviendo en otro sitio”, declaró el director durante la entrevista que le realizamos en el marco del 54º Festival Internacional de Cine de San Francisco.

En esta sólida coproducción chileno-argentina de 85 minutos participó Fábula, productora a la que pertenece el cineasta chileno Pablo Larraín (Tony Manero).

Durante la visita de Godoy a San Francisco, charlamos sobre su propia migración como el germen de éste su primer largometraje. De platicar arrebatado y entusiasta, Godoy también habló sobre su concepción del lenguaje cinematográfico y la desigualdad en Latinoamérica.

5666464466_472087be8aCreciste en Venezuela, viviste en Barcelona, resides en Santiago de Chile… ¿Fue tu propia migración la inspiración de Ulises?
La película nació de mi experiencia personal de vida. Cuando vivía en Europa veía la Plaza de Catalunya en Barcelona llena de ecuatorianos, mano de obra barata, emborrachándose los fines de semana. Me preguntaba: ‘después de 4 o 5 años viviendo a lo mejor consiguen estar legales y tienen un trabajito y se preguntan ¿vale la pena esto? ¿cuáles son las consecuencias emocionales, espirituales de la travesía que hacen esas personas?’

Muchas películas son desde el punto de vista de la persona que recibe al migrante, y se ven como ‘¡ay estas almas que en sus países eran profesores y ahora están limpiando pisos!’ Pero al migrante no se le entiende como un ser humano con todas sus cuestiones. Yo traté de hacer el punto de vista al revés, desde la persona que viaja, sin preocuparse tanto sobre toda las vicisitudes que te pueden pasar… que te toca un trabajo que es una porquería, mal pagado, que no te encuentras, qué se yo… Para mí lo fundamental de la película pasaba por descubrir las consecuencias emocionales o espirituales de estar viviendo en otro sitio.

ulises-1O sea que la idea germinó en Barcelona pero decidiste ubicarla en Santiago de Chile, en la Plaza de Armas en vez de en Plaza de Catalunya.
En Barcelona estaba trabajando como director de una serie de televisión y preparando otro largometraje que al final con los productores nunca nos pusimos de acuerdo y vendí el guión. Con eso me dije: ‘ya tengo un dinero y voy a hacer otra película’. Pero me pareció pertinente no hacerla en Europa sino hacerla en Latinoamérica. Me decía ‘¿qué voy a hacer yo aquí en Barcelona haciendo una pelicula sobre migrantes?’ Como una cosa de pertenencia e identidad, me dije ‘no, tengo que irme a Chile, allá es más importante, hablar sobre nosotros pese a que cruzamos el charco o venimos acá a Estados Unidos’.

¿Tú trabajaste de asistente de dirección con Pablo Trapero?
Sí. Para ganarme la vida trabajo como asistente de dirección en muchas películas. Tuve la oportunidad de trabajar con el argentino Pablo Trapero en ‘Nacido y criado’, con el chileno Pablo Larraín en ‘Tony Manero’, con quien tenemos una relación de amistad, y con el también chileno Alejandro Fernández Almendras en ‘Huacho’. Así que he trabajado con bastantes directores latinoamericanos. Y durante el período que viví en Barcelona también trabajé mucho en películas catalanas y españolas.

Volviendo a aquel guión que iba ser tu primera película y acabaste vendiendo… ¿Era también sobre el tema de la inmigración?
Nada que ver, era una cosa completamente distinta. Se llamaba ‘Ese bolero es mío’, una historia de amor de una mujer de 50 años que se enamora del locutor de una radio que coloca boleros en la noche. Comienzan una relación a través de las llamadas. ¡Un guión bastante más rosa de lo que vino después con ‘Ulises’! Trataba sobre el seguir creyendo en las posibilidades de amar. Una mujer que era taxista, que trabajaba en las noches, que se había divorciado 20 años atrás… se reivindicaba con el hecho y la experiencia de volver a amar, de volver a enamorarse, independientemente de que resultara o no. Y todo esto en el marco de los boleros. Los boleros, las rancheras, el tango… son parte del acervo cultural común que tenemos todos los latinoamericanos y ha servido como parte de nuestra educación sentimental desde pequeños. Pero bueno, no se dio esa pelicula. Al final nunca nos pusimos de acuerdo con los productores. Vendí el guión y me fui a Chile a levantar ‘Ulises’.

MV5BMzg4MDk4MDg4NF5BMl5BanBnXkFtZTcwMDg0NjY4Ng@@._V1_CR0,60,640,360_AL_UX477_CR0,0,477,268_AL_Como que tiendes a ver lo positivo en tus personajes…, esta mujer de 50 años que se enamora, el protagonista de Ulises tan optimista pese a la adversidad…
El tipo va para adelante estoicamente. Acaba obteniendo sus papeles y tiene inclusive la posibilidad de una relación amorosa. Pero nada de eso le satisface porque lleva algo adentro… entre el desplazamiento que ha sufrido y algo en el pasado que no descubrimos muy bien qué y le impide realizarse. La película trata sobre cómo se viaja para cambiar el mundo externo creyendo que el viaje lo va a cambiar internamente a uno. Y eso creo que no pasa. Cada uno de nosotros llevamos nuestra mochila, nuestra carga tanto positiva como negativa, que nos acompaña a donde sea. Y aunque cambie el mundo externo, internamente llevamos nuestras alegrías y dolores del pasado que condicionan cómo nos relacionamos en esta nueva situación.

En unas declaraciones dijiste que elegiste a un argentino en vez de a un peruano como actor principal para universalizar la historia.
Exactamente. Para mí lo más obvio era haber colocado a alguien súper indígena, peruano del altiplano. Pero creo que eso hubiera hecho una distancia con el espectador. Se hubiera creado una relación súper paternalista. ‘¡Ay, este pobrecito que está allí viviendo y sufriendo y todo el asunto!’ Desde una posición ética y moral, tenía que buscar a alguien que fuera más mestizo, que no fuera específico, que fuera común, digamos. Un personaje con el que cualquier persona latinoamericana o inclusive de otros lados se pudiera identificar. No verlo desde una posición desde arriba, paternalista, y decir ‘este pobrecito’. Sino verlo como ‘¡ah mira, el tipo no es tan diferente a mí!’ Y de repente la película te pueda empezar a generar preguntas a tí mismo sobre tu vida, tu pasado y tu presente.

ulises4El tono de ‘Ulises’ es bastante comedido. ¿Por qué decidiste contar la historia así, sin mucho drama?
Yo tengo una creencia muy firme. Si el arte pasa por la emoción solamente, al final termina siendo una manipulación. Pero si el arte conecta con la emoción y sucede una reflexión, para lo que es importante mantener cierta distancia, entonces puede haber una transformación. Para mí ese fue el norte para realizar esta película.

Si no hubiera habido un intermedio de reflexión, me hubiera parecido que eso solamente hubiera sido manipulación —solamente crear una cosa como un mecanismo cinematográfico de catarsis donde nos podríamos haber puesto a llorar ante este personaje, salirnos de la proyección y desembarazarnos de la carga que nos generó la película.

Creo que lo importante del cine como arte es poder generar una transformación en nuestras vidas. Es como un mensaje que uno lanza en una botella. Si alguien lo agarra y se establece comunicación con una persona, creo que el mundo es un poco mejor.

Hablando de transformación, ¿cuál crees tú que sería la solución para erradicar tanta desigualdad en Latinoamérica y así evitar que por ejemplo los peruanos tengan que emigrar a Chile?
Yo creo que la transformación de nuestras sociedades latinoamericanas pasa por la educación, la responsabilidad de cada uno de los individuos y el saber que somos parte de toda una sociedad. Y no estar esperando como siempre al mesías. La próxima votación a ver que surja otro líder, otro caudillo para que venga a arreglar esto. No. La transformación pasa por la fuerza de la sociedad civil, con organismos que no sean propiamente políticos: ciudadanos, juntas de vecinos, asociaciones de intereses comunes, culturales… La lucha diaria de cada uno de nosotros en Latinoamérica.

Advertisements
This entry was posted in Film Screenings in San Francisco and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s