‘La jaula de oro’: entrevista con el director Diego Quemada-Díez

La-jaula-de-oro-1

Vamos a ver esta película dentro de veinte años y nos vamos a preguntar ‘¿Hasta dónde hemos llegado?’ Cientos de personas que huyen de la pobreza en Centroamérica se encaraman a los trenes para atravesar México —donde son abusados por autoridades, estafadores y maleantes— camino a los Estados Unidos (EEUU) en busca de una vida mejor.

Para quienes vieron Sin nombre (2009), la película del cineasta del Área de la Bahía Cary Fukunaga sobre el mismo tema, La jaula de oro está mejor hecha, menos edulcorada, más seca y con menos artificio.

La_jaula_de_oro-379234862-largeEs una obra maestra, una película redonda que sigue, de principio a fin y con todo detalle, el precario viaje de cuatro adolescentes que abandonan Guatemala para emigrar a los EEUU. Dura y esperanzadora, se concentra en los sentimientos de impotencia, los celos y, sobre todo, la camaradería.

La película ganó 81 premios, entre ellos nueve Ariel, los Oscar de México, incluyendo a mejor película. Es la primera película de Diego Quemada-Díez, quien tiene dos cortometrajes en su haber, “Yo quiero ser piloto” (2006), acerca de un niño en Kenia, y “La morena” (2006), sobre la prostitución en Mazatlán, México.

Con motivo del estreno de La jaula de oro en San Francisco, tuvimos ocasión de compartir con Quemada-Díez, con quien hablamos de inmigración y fronteras, sobre el proceso creativo y el complicado mundo de la distribución, y sobre su nuevo proyecto.

La jaula de oro se estrena este viernes en el Cine Roxie de San Francisco. Más información: http://www.roxie.com/ai1ec_event/la-jaula-de-oro-the-golden-dream/?instance_id=10369

¿Cómo nació la idea de filmar La jaula de oro?
Estaba en Mazatlán, México, haciendo un documental que se llama La morena y conocí a un taxista con quien nos hicimos muy amigos y me invitó a ir con su familia. Vivían junto a las vías y cada día llegaba el tren con migrantes. Les dábamos tortillas, comida, agua y nos contaban sus problemas, sus odiseas, su sufrimiento. Muchos llegaban descalzos, sin nada, buscando un lugar donde bañarse y donde descansar. Y allá, debajo de un árbol o en la casa, nos contaban sus sueños, lo que les pasaba en el viaje, los abusos de las autoridades, las realidades de sus países…

Hablaban de cómo los políticos en sus países vivían muy bien pero ellos vivían muy mal. De que había tanta violencia, extorsión, pobreza que preferían morir intentando tener una vida mejor para sus familias. Ellos hacen el viaje para ayudar a sus familias y no lo hacen por otra razón. Su país, incluyendo México y Centroamérica, les está negando la oportunidad de tener una vida mejor y entonces se van a buscarla.

Y es cuando se topan con las fronteras…
El mundo “civilizado” responde poniendo muros, encarcelando y criminalizando a los inmigrantes, militarizando las fronteras. Yo con mi película quería hablar de que la solución no pasa por la represión de la migración sino por generar unas circunstancias donde la gente no se tenga que ir. Si las reglas del comercio internacional están controladas por EEUU y Europa, y condenan a los países del sur a estar siempre importando y nunca desarrollando su propia producción nacional, su propia estabilidad y paz interna y sus políticas sociales, pues la gente se va a ir.

Las autoridades tanto del norte como del sur están creando las circunstancias para que la gente emigre. Y luego ponen los muros. Es una gran hipocresía. Se tienen que generar condiciones de comercio justas. Los tratados de libre comercio que se nos dice que son inevitables y maravillosos, están destruyendo el bienestar de mucha gente. En México se ve clarísimo. Se firmó el Tratado de Libre Comercio y se fueron más de 12 millones de personas. Fue prácticamente automático, se vació el campo.

la-jaula-de-oroEl tema de la migración y la frontera sigue vigente acá. Hoy mismo hubo movilizaciones acá en San Francisco protestando por nuevas redadas de la migra.
Cuando vivía en EEUU me indignaba muchísimo por todas las redadas que había. Te contaban cómo a las 7 de la mañana derribaban la puerta de la casa como si fueran Robocops, vestidos con trajes militares, y los encadenan y se los llevan… una cosa horrible. Varios niños me contaron cómo agentes de la inmigración del ICE los golpeaban para firmar lo que ellos llaman la salida voluntaria de los EEUU, de manera de que si tú firmas eso ya la próxima vez que entras eres un criminal en papel y te pueden meter en la cárcel si quieren.

El último dato que maneje yo en 2010 cuando estaba haciendo mi película era que había 500,000 migrantes encarcelados cuyo único delito había sido cruzar una línea. Hay centros de detención en todos los EEUU, algunos se ven como campos de concentración, es muy fuerte.

Yo quería mostrar toda esta parte en la película pero al final no lo hice porque hubiera sido larguísima. Incluí una parte en los EEUU, corta pero contundente, que dijera lo que me parece que es necesario decir: el migrante llega a los EEUU y vive una soledad muy fuerte al estar muy lejos de su cultura y de su familia, en un entorno hostil que no le da la bienvenida y en donde trabaja y trabaja, y aunque va a ganar diez veces más también va estar pagando facturas diez veces más caras y va a estar como un esclavo en esa cadena de producción.

unnamed3Construiste el guión utilizando las entrevistas que realizaste a los migrantes.
Estuve aproximadamente 7 años recopilando testimonios de migrantes en diferentes puntos de su viaje: en albergues, cárceles, centros de deportación… de Guatemala, México y EEUU. Y a partir de todos esos testimonios construí la narrativa de ficción.

Una narrativa que más que en lo triste, se enfoca en la camaradería y en el amor.
Si hubiera sido una pura recopilación de testimonios, la verdad es que la historia era muy dura. Lo que hice fue concentrar estos testimonios en un grupo de cuatro niños y hablar así de la migración. Y entonces pensé en hablar a través de la historia del conflicto entre un mestizo que cree en el modelo de desarrollo, en el sueño americano, y un indígena que tiene otra manera de ver el mundo, absolutamente otra cosmogonía. A través del choque de esos dos personajes, que hay un racismo tremendo entre ellos, y a través de la historia del viaje juntos, hice que el que cambie sea el mestizo a través del indígena y no al revés.

El personaje indígena representa la parte más espiritual a que cada uno de nosotros tiene el potencial de acceder. Representa el maestro, la persona que nos puede ayudar a conectar con nuestra parte más evolucionada. El personaje de Chauk es el alma mientras que Juan es la mente, el individualismo, el materialismo. Y a través del choque que se produce entre ambos por ella —una mujer abierta, muy inteligente, artista— se produce la transformación del protagonista.

Por un lado el viaje externo en el contexto migratorio y político, y por otro el viaje interno del héroe, quien a través de muchos obstáculos tiene un objetivo, y tiene un maestro que le ayuda en el camino, que es Chauk, el personaje indígena; y a través de ese viaje iniciático tiene un aprendizaje.

Con la estructura del guión traté de enfocarme en lo aprendemos de este viaje tan fuerte que hacen los migrantes —un viaje extremo donde desafían la muerte en cada momento.

unnamed2La jaula de oro es una película de ficción con estilo documental. ¿Cómo filmas?
Como cinéfilo y luego de participar en la producción de 26 películas además de la mía con las que me gané la vida y aprendí, observé los distintos métodos de filmación. Así creé mi método propio que utilicé en La jaula de oro. Mucho lo aprendí de Ken Loach en Tierra y libertad y en las otras dos películas en las que trabajé con él. Loach es un maestro increíble. Él me enseñó a filmar en orden cronológico, sin que los actores conozcan la historia, para que vayan descubriendo día a día lo que les va a pasar. No actúan, sino que viven una experiencia. Yo como director la observo y la filmo. Te preocupas de crear el contexto que provoca su comportamiento, pero les dejas ser ellos mismos y comportarse a su manera dentro de sus escenas. Cinco minutos antes les leía la escena y les preguntaba ‘¿cómo dirías esto?’ Y ahí mismo reescribía los diálogos, y si había alguna improvisación trataba de incluirla.

Y también tratar de filmar siempre desde la altura de los ojos, que es la altura de un ser humano y considerando que el espectador es ese ser humano que está siempre presente, observando, viviendo la experiencia de cada escena pegado a los personajes.

De mi experiencia con Michael Winterbottom en In This World tomé la idea de contratar a la gente que nos íbamos encontrando en los pueblos. Un equipo de casting iba tres o cuatro días delante de nosotros, y para cuando llegábamos a un pueblo ya nos tenían preparadas las funciones de casting y los íbamos incorporando a la producción. Y lo mismo con los migrantes: incorporamos a migrantes de verdad que estaban en ruta a los EEUU.

Por un lado la idea era filmar la ficción del guión y por otro incorporar la realidad que te vas encontrando que la filmas de manera documental.

¿Cómo fue la selección de los actores para los papeles protagonistas?
Ví a 6,000 niños y niñas. Estuve alrededor de 8 meses haciendo casting con varios equipos y con el apoyo de organizaciones locales. Y de ahí surgieron estos chavos que son maravillosos. Buscas gente que tenga una chispa muy especial, que encajen con el guión, pero que a la vez traigan algo, tengan un poder en la mirada… En nuestro caso buscábamos un contraste racial entre los personajes de Juan y Chauk. Cuando apareció Brandon me gustó mucho: de tez blanca y con esta cara no precisamente de víctima sino de un chavo muy echado para adelante, medio agresivo, muy líder pero a la vez muy egoísta, pero con un gran corazón, frágil y muy buena persona… Un personaje con muchas contradicciones. Buscas personajes que tengan esas contradicciones que los hacen interesantes de ser observados.

Y de ahí hicimos un taller. Yo había trabajado con Fernando Meirelles en Ciudad de Dios, y sabía que él había trabajado con Fátima Toledo, y la contacté, porque ella había trabajado mucho con niños. Su método era muy físico. A mí no me interesa la actuación intelectual. Y entonces antes de filmar hicimos un taller de aproximadamente un mes con Fátima y los actores:  juegos y experiencias lúdicas para que se acostumbraran a la cámara, que puedan fijar la mirada en el otro, que tengan más confianza en sí mismos, que hagan un compromiso con la película… Y la verdad es que funcionó muy bien.

la-jaula-de-oro-premio-cannesTu película se ha tardado más de dos años en estrenar acá en San Francisco…
En mayo de 2013 la estrenamos en el Festival de Cannes, Francia. El estreno comercial en México fue un año después y en EEUU fue en junio de 2015. Ha sido muy difícil mostrar la película en Estados Unidos, nadie la quería distribuir…

¿Por la temática? ¿O por qué crees tú?
Aparte de que yo creo que la temática y el final de la película sí que les incomoda bastante, el agente de ventas vendió la película al canal de televisión HBO primero, lo cual mata de antemano el interés de cualquier distribuidor. Cuando un distribuidor adquiere un título intenta comprar todas las ventanas, y ellos saben que en los cines en principio no van a ganar nada, pero sí en televisión, un poquito con el DVD, con el ITunes… Entonces ellos intentan tenerlo todo, y para La jaula de oro se ya se había vendido la tele, HBO te puede dar 50,000–60,000 dólares, dinero que ya no ven disponible, entonces…

Al final decidimos hacer la distribución en EEUU de manera independiente. Conseguimos que el agente de ventas nos devolviera territorio y lo hemos estado manejando nosotros. Ha sido mucha chamba pero todo un aprendizaje.

¿Dónde se ha mostrado en los EEUU?
A través de un ‘theatrical distributor’ nos hicieron los bookings en los cines. La película estuvo dos semanas en Los Ángeles, y una en San Diego, Nueva York y Washington DC. Y ahorita qué bueno que se vaya a mostrar en San Francisco. Me encanta. Ha sido una distribución en cines muy limitada que costeamos nosotros —nos costó casi $30,000 dólares— pero al final ha sido un inversión muy positiva porque nos ha permitido el tener las plataformas de screening que normalmente se suele quedar la distribuidora. Sobre todo lo del ITunes, Google Play y Amazon que ojalá que la gente vea la película de esa manera y que sí que tengamos un ingreso. Es difícil… ¡tantos años que uno le mete a una película y muchas veces son los intermediarios los que ganan más dinero!

Y a pesar de tantos premios que recibió La jaula de oro.
81 premios, de las películas más premiadas en mucho tiempo. Tampoco es algo por lo que uno hace una película pero sí que ayuda a que la gente oiga hablar de ella. A mí me hubiera gustado que hubiera tenido más público, pero bueno, no le ha ido mal. Aquí en México fuimos la sexta película más taquillera de 2014 con más de 300,000 espectadores y en Francia tuvo más de 130,000 espectadores. Se estrenó en Colombia, Brasil, España, Inglaterra…, en más de 40 países. Estoy contento.

¿Estás trabajando en una nueva película?
Es tremendo, pero a mí me han pasado más de dos años de puros viajes de promoción. Y como era mi primera película lo tenía que vivir. Pero te quita mucho tiempo. Era algo que yo no pensaba que era una parte tan importante del trabajo de hacer películas. En ese sentido es muy positivo pero un tanto agotador.

No he podido trabajar y adelantar tanto como hubiera querido con el nuevo proyecto pero ahí voy. También estoy siguiendo un proceso de recopilación de testimonios y de mucha investigación periodística, y a partir de ahí estoy escribiendo el guión. Se titula ‘Operación Atlas’ y tiene que ver con el tema del medio ambiente. Espero comenzar a filmar a fin de este año, en México y quizás Guatemala. La idea es hacer algo de mayor presupuesto y estoy considerando trabajar con un actor que creo encajaría muy bien, y así poder llegar a un público mucho mayor que al final es lo que importa.

Advertisements
This entry was posted in Film Screenings in San Francisco and tagged , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to ‘La jaula de oro’: entrevista con el director Diego Quemada-Díez

  1. Pingback: 2016 fue un año prometedor año para el cine latino en el Área de la Bahía | cinemaerrante

  2. Pingback: 2016 was a promising year for Latino film exhibition in the Bay Area | cinemaerrante

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s