‘Sabrás qué hacer conmigo’: entrevista con Katina Medina Mora

sabrasquehacer4

Como si se tratara de un concierto de música de cámara, en la intimidad y con pocos instrumentos, la cineasta mexicana Katina Medina Mora explora la relación de una pareja en duelo y sus dificultades para abrirse a la intimidad.

sabras_que_hacer_conmigo-759976029-largeMedina Mora afirma que “ojalá no, pero sí, el dolor es parte del amor”, mostrando en su segunda película una sólida labor en la dirección de las actrices Ilse Salas y Rosa María Bianchi, así como del actor Pablo Derqui.

Entrevistamos en San Rafael, California, a la joven cineasta minutos antes de la presentación de su película en el marco del Festival de Cine de Mill Valley el pasado mes de octubre. Nos habló sobre su relación personal con el duelo, su concepción del cine, los ensayos previos a la filmación y su nuevo proyecto.

Tras recorrer varios festivales internacionales y estrenarse comercialmente en México y España, Sabrás qué hacer conmigo ya se puede ver en Netflix: https://www.netflix.com/title/80135137

maxresdefaultNaciste en Estados Unidos y creciste en México. Háblanos de tu formación cinematográfica.
Nací en Estados Unidos y mis padres me llevaron a México cuando tenía un año, así que soy más mexicana que americana. Estudié cinco semestres en el Centro de Estudios Cinematográficos de México y luego apliqué a la maestría en London Film School, donde estuve dos años filmando y escribiendo, donde realmente aprendí casi todo.

Y de de regreso a México trabajaste en producciones de cine y teatro.
Regresé y entré a trabajar a la productora Canana con Gael García Bernal, era su mano derecha ahí. Fui asistente de dirección de muchas pelis de Canana durante años, hasta que decidí salirme para hacer Luto, mi primera película, en 2014. Antes también hice publicidad y teatro, que me fascina. Fue muy bueno para agarrar la confianza de dirigir actores, porque en el teatro no hay cámara se vuelve todo mucho más íntimo con el actor.

Luto se valió mucho de la improvisación y la filmaste en dos semanas, mientras que Sabrás qué hacer conmigo tuvo un guión y mayor presupuesto…
Sabrás qué hacer conmigo tendría que haber sido mi primera película. Pero como estaba tardándome mucho en conseguir el dinero, surge la idea de Luto. Un productor quería hacer películas independientes y me dijo ‘te doy 100.000 pesos [$10,000 en aquel entonces], una cámara y un crew de 9 personas en 15 días, filma un largo y tienes 4 meses para terminarla’. Fue un reto. Y mientras estaba filmando Luto conseguimos un fondo grande para filmar Sabrás qué hacer conmigo de un millón de dólares. O sea fue totalmente distinto, con un crew ya más grande.

Sí, en Luto no había un guión, era parte del ejercicio que el productor Renato Ornelas quería hacer: una escaleta y que fuéramos improvisando con los actores. Disfruté mucho pero, más que nunca, creo que un buen guión es una gran guía. Que después improvises alrededor de él está increíble, pero una película es el guión. Y el más grave lastre de Luto es el guión. A partir de ahí cuando una aprende de sus errores y se da cuenta de que hay que hacerlo distinto Así que en Sabrás hubo un trabajo con otras dos guionistas [Emma Bertrán y Samara Ibrahim] para escribir un guión redondo que contara una historia.

Las actrices Rosa María Bianchi (izq.) e Ilse Salas junto a su directora Katina Medina Mora (centro).

Las actrices Rosa María Bianchi (izq.) e Ilse Salas junto a su directora Katina Medina Mora (centro).

Tus dos películas son en torno a relaciones de pareja. En Sabrás, dos personas que pasan por un momento vulnerable y les cuesta abrirse a la intimidad.
Yo los describo como dos personajes con una dificultad para existir, sobre todo el personaje de ella, Isabel. Se dan cuenta que el amor, a veces, hace más llevaderas justo estas cosas. Pero es una peli que también habla de la vida, del duelo, de la muerte… Es una peli mucho más profunda en ese sentido. El amor es el hilo conductor, pero también estamos viendo la enfermedad de la epilepsia…, se tocan varios temas, subtramas que son importantes.

La ausencia de un ser querido…
Exacto.

En el pasado declaraste que te gusta que las películas “dejen un hueco en el estómago” y que te encanta el cine francés…
Sí, el cine francés, el drama absoluto. Me encanta que peguen golpes. Lo que me impacta es cómo una película puede hacerte sentir tanto. Yo lloro con ciertas películas, aunque sé que son actores y hay un director, sé cómo se está filmando. Y aún así… ¡esta magia del cine en donde secuestras al público por dos horas para contarles algo! Hay un poder bien especial y por eso en mi carrera estoy tratando de enfocarme en contar puras historias, puras cosas que a mí me conmueven, porque siento que hay un poder muy lindo de poder comunicar cosas, hacer reflexionar sobre ciertas cosas. Creo que es una magia increíble. Te digo, yo aún haciendo cine, sigo conectando con películas en donde se me olvida que se está filmando, y entra una en la emoción y en el llanto.

“El dolor es parte del amor”, declaraste al hablar de Sabrás qué hacer conmigo…
Totalmente, ojalá no, pero sí. Yo creo que van de la mano. El amor puede ayudar al dolor. Y creo que en Sabrás es un poco eso. Son dos personajes que se dan cuenta de que quizás acompañados puedan estar un poco mejor.

532877978_1280x720¿Te consideras una directora de actores?
Es lo que más disfruto y en donde más me clavo. Incluso han habido algunas críticas con Sabrás por ejemplo donde dicen que no hay una fotografía arriesgada. Para mí no era una historia donde pudiéramos hacer una fotografía demasiado arriesgada. Lo visual es importante, pero para mí es más importante que los actores estén bien dirigidos. Entonces sí, supongo que mi esfuerzo y mi mirada va siempre a que los actores me den las emociones que necesitamos y a que entonces la cámara vaya conforme a cómo contar esa historia.

El trabajo de cámara como algo secundario…
Sí, lo que más disfruto yo es clavarme con los actores, hacer un trabajo de mesa y poder darles la mayor información posible. Y hacer ensayos. En Luto no había ensayos. Los actores no se conocían antes de filmar. Para mí era un experimento que fue divertido pero no lo vuelvo a hacer. En Sabrás hubo ensayos previos que nos ayudaron mucho a llegar a donde queríamos.

Podrías hablar un poco más de esos ensayos con los actores…
Hicimos muchísimos. Yo siento que los ensayos quitan las primeras capas de una cebolla y cuando llegas al set ya llegas a la parte jugosa. Creo que es necesario quitar primero las capitas iniciales. Sobre todo con la relación de Isabel con su mamá, que es toda la subtrama de la historia de ella, una historia muy potente. Hicimos muchas improvisaciones para generar vínculos entre mamá e hija. Y de esas improvisaciones salieron cosas mágicas, porque tenía yo a dos pedazos de actrices. Y a la hora de filmar, el poder acordarnos de esas improvisaciones nos daba un jugo y una cosa divina que no hubiera sucedido si sólo hubiéramos llegado a filmar.

Tuve a tres actores principales que entregaron todo, que quisieron jugar. Hicimos ejercicios, por ejemplo hacíamos escenas que no existen en la peli pero que para mi eran importantes. Por ejemplo, en la peli ves el hospital y luego ves la casa de la mamá, y yo hacía la escena del coche, del recorrido entre el hospital y la casa.

Para rellenar las elipsis…
Aunque no está escrito, en los ensayos yo decía qué pasa en ese coche, para que entonces cuando llegáramos a filmar la cocina, nos acordáramos qué pasó en ese coche y así las actrices entraran en un mood no sólo con lo que yo les diga sino con algo que ellas vivieron.

¿Y cuánto tiempo duraron los ensayos?
Unas tres semanas antes de filmar. Nos veíamos tres veces por semana para ensayar las escenas de guión, pero también a jugar e improvisar otras cosas.

2yuir8zLas escenas debajo del agua contribuyen a apaciguar el ritmo de la película, sirven como de reposo.
Para mí hay una parte que no le llamo contemplativa porque siento que no lo es, pero sí hay una parte de la emoción en que se necesita de pronto tener silencios. Por eso cuido también mucho la música. Hay muchos momentos en los que quizás hubieran metido música pero era importante estar en silencio y ver la emoción con los actores. La parte del agua nos ayuda a tener un silencio no elegido. Estás debajo del agua y no escuchas. A mí me gustan esas pausas, momentos de solo ver algo lindo en pantalla sin tener demasiado ruido o cosas.

Antes de filmar Sabrás tuviste una experiencia dramática personal…
Con el guión ya escrito murió un primo mío que era como mi hermano. Fue mi duelo más fuerte en la vida. Estar hablando del duelo, un tema que me interesaba, y de pronto yo lo estaba viviendo duro. Fue una peli que se volvió catártica. Creo que gracias eso, y no lo agradezco porque ha sido muy doloroso, gracias a eso queda una peli mucho más de estómago, mucho más cercana desde mi punto de vista. Fue algo que marcó todo y que se volvió más personal de lo que era.

Tu película estuvo en los festivales de Karlovy Vary, Zurich y Los Cabos, y se estrenó en México
Sí estuvimos en salas comerciales. Cinépolis distribución. Seguimos ahorita en provincia y parece que salimos en Netflix próximamente. En España vamos a estrenar ahora en octubre, un estreno chiquito de seis copias. Y en el mundo se verá por Netflix, que está buenísimo. Para mí estar en Netflix es algo bien grandote.

Tengo entendido que estás trabajando ya en una nueva película, Adam’s Apple…
Es una peli más ambiciosa que tiene lugar mitad en Nueva York y mitad en México, mitad en inglés y mitad en español. Es sobre sobre un personaje transgénero que en los años 90 huye de México para poder vivir como mujer en Nueva York. Vemos al personaje de 50 años en la actualidad en Nueva York, donde es terapeuta, y en su pasado a los 25 años. Y estamos consiguiendo el dinero. Es una película bien entrañable que habla sobre la identidad, sobre cómo podemos cerrar el pasado para ser felices  en el presente,  con un guión precioso escrito por Emma Beltrán y Mónica Revilla. Emma Beltrán escribió Sabras qué hacer conmigo y se ha convertido en mi socia y compañera. Es la mejor guionista que conozco y escribió un guión precioso. Estoy ávida de filmarla porque va a ser una gran película.

 

Advertisements
This entry was posted in Film Screenings in San Francisco and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to ‘Sabrás qué hacer conmigo’: entrevista con Katina Medina Mora

  1. Pingback: 2016 was a promising year for Latino film exhibition in the Bay Area | cinemaerrante

  2. Pingback: 2016 fue un año prometedor para la exhibición de cine latino en el Área de la Bahía | cinemaerrante

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s