Cine latino acapara premios en memorable 60 edición del Festival Internacional de Cine en San Francisco

El Festival Internacional de Cine en San Francisco puso cierre a la celebración de su 60 cumpleaños tras dos semanas rebosantes de excelentes películas.

La sexagésima edición fue de las más memorables de los últimos 20 años: espléndida programación, buena organización y una distribución idónea de las sedes entre el centro de la ciudad, la Misión y Castro.

Tanto dentro como fuera de competición, el cine latino acaparó los premios más importantes: Golden Gate a mejor película de ficción (Todo lo demás, Natalia Almada) y documental (Pólvora y gloria, Viktor Jakovleski), y premios del público a mejor película de ficción (Poesía sin fin, Alejandro Jodorowsky) y documental (Dolores, Peter Bratt).

Premios aparte, tres películas destacaron por su originalidad entre las latinas.

Brutal e intrigante, La región salvaje, cuarta película del mexicano Amat Escalante, establece un interesantísimo punto de inflexión en la obra del autor de Guanajuato, al adentrarse en el terreno de la fantasía guiado por las fuerzas telúricas.

La ansiada nueva película del chileno Alejandro Jodorowsky, Poesía sin fin, una grandiosa oda a la vida, a la poesía y al amor, es un deleite para los seguidores del director de culto que se sintieron algo defraudados con su anterior La danza de la realidad.

Mientras que la imprevisible O ornitólogo del portugués João Pedro Rodrigues, es una excepcional y loca historia de un aficionado a los pájaros cuya expedición campestre se transforma en iniciación metafísica.

También por su propuesta diferente, destacó El auge del humano de Eduardo Williams, joven director argentino agasajado por la crítica internacional cuya ópera prima, desconcertante, críptica e inclasificable, recuerda a Nicolás Pereda y Alex Rivera.

Por otro lado, la directora mexicana Natalia Almada impresionó con Todo lo demás, su cuarta película y primera de ficción, exhibiendo un trabajo de cámara exquisito y una elegante cadencia de leitmotivs visuales y sonoros.

Mientras que el cineasta catalán Albert Serra ha realizado una obra maestra de la cinematografía, La mort de Louis XIV, exquisita en los pequeños detalles y con una cualidad de susurro, recrea la Francia prerrevolucionaria y la incipiente ciencia médica.

Una grata sorpresa fue Pólvora y gloria, documental filmado por el alemán Viktor Jakovleski durante la feria pirotécnica de Tultepec en el Estado de México con una estructura libre y un espíritu bravo como si de un cohete se tratara.

 

Y de la Argentina la prometedora ópera prima, El invierno de Emiliano Torres, una historia bien hilvanada sobres personajes solitarios que habitan las remotas y duras tierras de la Patagonia.

Y en el ámbito local, el cineasta de San Francisco Peter Bratt presentó el inspirador e imprescindible documental Dolores, sobre la líder sindical Dolores Huerta y su lucha por los derechos civiles en California.

Más allá de las Américas, destacaron dos películas asiáticas sobre todas las demás.

La maravillosa Life After Life del chino Hanyi Zhang, en la que el director novel exhibe un bello cine contemplativo de planos lejanos y tomas largas, esculpiendo en el tiempo y agrandando el interés del espectador.

Y la espléndida Ma’ Rosa del veterano cineasta filipino Brillante Mendoza, quien regresa con fuerza al estilo áspero que exhibió en Kinatay (2009) al retratar la crudeza de la vida en los barrios populares de Manila.

Además de Mendoza, se mostraron nuevas películas de otros cineastas consagrados de la escena internacional.

En la entretenida a pesar de sus casi tres horas Sieranevada, el rumano Cristi Puiu disecciona con humor las dinámicas familiares durante un almuerzo.

Los hermanos Dardenne de Bélgica acompañan en su viaje moral a una joven doctora en la absorbente The Unknown Girl, según escarba la normalidad aparente tras la muerte de una inmigrante africana.

El coreano Sang-soo Hong cumplió con las expectativas de su séquito de fieles seguidores con su decimonovena comedia costumbrista, Yourself and Yours, juguetona, divertida y muy entretenida.

Mientras que el francés Bertrand Bonello mantiene al espectador al borde del asiento en la osada y escalofriante película de suspense Nocturama, en torno a un grupo de millennials que se esconden en un centro comercial tras detonar explosivos en París.

Finalmente, merece la pena mencionar el primer documental de Shirley Abraham y Amit Madheshiya The Cinema Travellers, un precioso retrato de los cines en ferias ambulantes en la India; así como la interesante cinta italiana mezcla documental y ficción Mister Universo de Tizza Covi y Rainer Frimmel, en torno a un domador de animales y su novia contorsionista en un circo.

Entre los cortometrajes, destacó el mágico Fajr del gallego Lois Patiño, filmado en Marruecos.

Felicidades a la San Francisco Film Society por una excelente sexagésima edición. Y que cumpla muchos más.

Advertisements
This entry was posted in Film Festivals, Film Screenings in San Francisco and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s