Entrevista con Natalia Almada, directora de ‘Al otro lado’

Antes de dirigir los aclamados documentales El velador (2011) y El general (2009), la talentosa cineasta sinaloense Natalia Almada se estrenó en el largometraje con Al otro lado (2005), un excelente documental sobre la epopeya de un joven cantante de corridos que cruza a Estados Unidos.

Al otro lado se presentará en el Roxie Theater de San Francisco el 26 de agosto a las 6 de la tarde. La velada contará con la presencia de la directora y continuará con la presentación del también documental Chulas Fronteras (Les Blank, 1976) como parte del ciclo de cine FRONTERA! Boletos

Conversamos con Natalia sobre Al otro lado unos días antes de que fuera premiada por Todo lo demás (2016), su cuarta película y primera de ficción, en el marco del 60º Festival Internacional de Cine en San Francisco.

¿Cómo surgió la idea de filmar Al otro lado?
Comencé con la idea de usar los corridos, que son como una crónica para hablar de la frontera, y empecé filmando con Los Tigres del Norte, Chalino Sánchez —bueno, su historia, no él obviamente, ya que ha muerto—, Jennie Rivera, que tampoco está ya con nosotros…

La tradición del corrido era una tradición muy local. Yo buscaba un cantante de un pueblo pesquero en Sinaloa, y me dijeron de un chavo, Magdiel, de 23 años. Lo entrevisté y me dijo: ‘traté de sacar una visa para irme a los EEUU pero no me la quisieron dar; no quiero ser pescador como mi papá, que no le va bien, ya la pesca se acabó; mis amigos me están presionando a empezar a traficar con ellos; entonces no sé qué hacer, me voy de ilegal o empiezo a traficar.’

Y me dije, ése es el dilema. Un chavo de 23 años con ambiciones que quiere una vida distinta a la que tiene su papá. Entonces lo seguí a él como 4 años más o menos, y seguí también al mismo tiempo toda la parte de los corridos. Porque igual no iba a pasar nada con Magdiel, mi personaje. No sabíamos.

Al otro lado es la historia de Magdiel, que un día se encuentra a un pollero que le dice ‘yo te cruzo gratis si me compones un corrido’.

Estuviste filmando 4 años…
Sí, filmando a él, y cuando decidió cruzar, entonces empecé a filmar más en la frontera. Filmé con el Border Patrol en Arizona, cerca de Nogales.

Así que también filmaste en EEUU…
Sí, también en Los Ángeles donde en 2004 empezaba a surgir una música mezcla de corridos y gangsta rap, de chicos chicanos de Los Ángeles que empezaban, como El Original de la Sierra, que estaba cantando corridos como los de sus papás y gangsta rap en inglés. No mezclando, pero haciendo las dos cosas. Me interesaba ver cuál es el mundo al que va a llegar Magdiel.

¿Pero no son Los Tigres del Norte de San José, California?
No, son de Culiacán, pero cruzaron de chavos. Y Jorge Hernández, el mero tigre, cuenta la historia de cuando ellos cruzaron. Los Tigres empezaron a tocar en los años 70 en Culiacán, en un hotel que era de mi familia. Por eso me dejaron acercarme para filmar, fueron increíbles. Me invitaba Jorge al escenario y me decía ‘ponte aquí, te va a salir mejor la toma’.

Al otro lado es una gran película sobre la frontera…
La mayoría de películas que yo había visto sobre la frontera trataban de la vida de migrantes ya en Estados Unidos. Sin embargo, yo quería ver el punto vista de México, donde sentías que todo se iba a Estados Unidos.

Donde estábamos es una zona de pescadores, de camarón, y el camarón lo exportaban a Estados Unidos. Si había crisis en Estados Unidos, pues bajaba el precio del camarón. Y la droga que se sembraba y traficaba era para Estados Unidos. Esa presencia del norte y la idea de que todo va al otro lado.

Yo sentía que el discurso sobre la migración a Estados Unidos y sobre el tráfico de drogas es un discurso moral más que nada. Estados Unidos es un país donde la ley cuenta y no se puede no ser una persona moral.

Pero el tráfico de drogas tiene mucho que ver con el consumo, el abuso, el deterioro de la sociedad. Entonces, para un chico como Magdiel en el 2004, su dilema de si me voy al otro lado de ilegal o si me quedo a traficar no era un dilema moral. Y yo sentía que en Estados Unidos lo veían como un tema moral, juzgándolo como que lo que estás haciendo es malo, como que es una persona mala. Pero si lo ves como que es una situación económica que te llevó a tomar una decisión para salir de tu pobreza, pues eso no lo vemos mal. Yo quería hacer el retrato de un personaje con ese problema que no fuera moral, porque tú pudieras empatizar más con él.

¿Por qué haces cine?
Me gusta trabajar con el lenguaje visual y lo no racional. No me interesa buscar una historia racional, un personaje racional y tener una trama racional, sino este aspecto de lo que no puedes explicar en la vida con palabras. Ves algo y te da una sensación. Igual es la luz, los colores, el sonido… Te provoca algo y es algo que no lo puedes explicar. Eso es lo que más me atrae.

Advertisements
This entry was posted in Film Screenings in San Francisco and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s